Divorcio express desde 500 €

Un divorcio express sin bienes a repartir y sin hijos comunes tiene un coste de 500 € y en un mes aproximadamente tenemos la sentencia de divorcio. Leer más »

Divorcio express con hijos desde 600 €

Un divorcio express con hijos suele salir desde los 600 €, ya que en estos casos hay pensiones de alimentos de por medio. La sentencia suele tardar más de un mes debido a que la Fiscalía de Menores ha de dar el visto bueno al Convenio Regulador. Leer más »

 

Divorcio express. Quienes somos

Separoydivorcio.com es una web que pertenece al despacho de abogados JR Abogados, que dirige el letrado José Ramón Felipe Condés, colegiado por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (nº 79.325) y por el Ilustre Colegio de Abogados de Alcalá de Henares (nº 4.108). Curriculum Le recomendamos que, si puede/n acuda/n a nuestro despacho (previa petición de cita). - Calle Santísima Trinidad 30, planta 7, pta 6, 28010 (metro Alonso Cano, Iglesia, Canal y Rios Rosas). - Calle de Velázquez, 27, 28009 Madrid En Alcalá de Henares en: 91.128.99.85 -Calle Cánovas del Castillo nº 5, 1º- D Contacto: Fijo: 91.128.99.85 Móvil: 647.33.52.43 Mail: joserramon[arroba]gmail.com ------------------- DIVORCIO BASICO: 500€ - DIVORCIO CON HIJOS: 600€ - DIVORCIO CON BIENES: 700€

Régimen económico de gananciales en Alcalá de Henares | Abogado

En nuestro país, en la mayoría de los lugares las parejas cuando contraen matrimonio lo hacen bajo el régimen económico de gananciales, salvo que antes, ante notario, pacten otro régimen diferente. Pocas parejas acuden a un abogado en Alcalá de Henares especialista en familia para determinar qué es lo que más les conviene.

Si deciden pactar otro régimen, normalmente se decantan por la separación de bienes,  plasmada en una escritura pública llamada capitulaciones matrimoniales.

Tener un régimen ganancial en la familia supone que ambos cónyuges deben hacer frente a todas las necesidades que se presenten en el ámbito familiar, no obstante, puede que no todos los bienes sean gananciales, ya que las herencias que reciben cada uno de los cónyuges se consideran como bienes privativos, donde nada tiene que ver la otra parte, así como los bienes que tuviera cada uno de los cónyuges antes de celebrarse el matrimonio.

Lo malo de estar en este régimen es que se responde con todos los bienes ante cualquier deuda o demanda civil de cualquier cónyuge, y aquí no vale la excusa de “yo no sabía nada de lo que hacía mi marido/mujer”.

Es muy frecuente que las parejas no quieran este régimen económico cuando uno de ellos tiene un negocio, dado que las deudas del mismo pueden arrastrar todo el patrimonio, implicando al cónyuge que “nada tiene que ver” con esa actividad.

Desde un punto de vista fiscal, tampoco es conveniente estar bajo el régimen de gananciales puesto que se pagan más tributos cuantas más rentas hay y si dividimos los sueldos minoramos la renta.

Del mismo modo cuando se produce un divorcio y se reparte el patrimonio entre los cónyuges (es decir, se liquida la sociedad de gananciales), es muy común, que el reparto no se realice al 50% lo que supone para Hacienda, que hay un incremento de patrimonio y por lo tanto hay que tributar por ese exceso de adjudicación.

No obstante, una de las dudas que más se presenta al abogado en nuestro despacho de Alcalá de Henares es qué bienes son privativos y qué vienes son gananciales.

Bien, los bienes privativos son aquellos que tiene una persona antes de casarse, las donaciones, una herencia, o bienes que adquirió con dinero privativo (por ejemplo compró un piso con el dinero que le dejó en herencia su padre), una indemnización también es privativo, o los utensilios que sirven para desarrollar una actividad profesional (piénsese por ejemplo en un agricultor con un tractor que valga 150.000 €).

Los bienes gananciales son los sueldos de los cónyuges (no las indemnizaciones por despido, los planes de pensiones de la compañía), los rendimientos de un alquiler por ejemplo.

Una gran duda es cuando una persona compra una vivienda de soltero, se casa, y continúan pagándola ambos. Es muy fácil solucionar esta situación dando a cada uno la proporción a lo que ha aportado.

Abogado divorcio Alcalá de Henares | Modificación de medidas

La modificación de medidas es un proceso judicial que se lleva a cabo en el orden civil cuyo objetivo es cambiar los términos de una sentencia de divorcio dado que las circunstancias objetivas han cambiado. Se necesita un abogado especialista en divorcios en Alcalá de Henares y un procurador.

El ejemplo típico de la modificación de medidas tiene lugar cuando el obligado al pago de la pensión se ha quedado en sin trabajo, y no puede abonar puntualmente la cantidad que se estableció en el convenio regulador de divorcio de mutuo acuerdo o en la sentencia contenciosa en concepto de pensión de alimentos. El abogado especialista en divorcios en Alcalá tendrá que presentar una demanda ante el mismo juzgado que conoció el divorcio ya fuera express o contencioso, dicha demanda se remitirá al domicilio del otro ex cónyuge para que en el plazo de 20 días, conteste mediante abogado y procurador.

Una vez contestada la demanda de modificación de medidas por abogado de Alcalá de Henares, el juzgado señalará una vista que tendrá lugar en dicho juzgado donde tendrá lugar el juicio. Los abogados especialistas en divorcios en Alcalá de Henares, podrán valerse de aquellas pruebas que consideren pertinentes para mantener sus pretensiones y sean admitidas por el tribunal que, una vez finalizado el juicio determinará si las circunstancias que alega la parte actora a través de su abogado especialista en divorcios en Alcalá de Henares, son determinantes para modificar los términos de la sentencia de divorcio que en su día se dictó. Tendrán que ser las circunstancias objetivas las que puedan determinar si ha lugar o no a ese cambio de medidas.

También,  además de los cambios en la pensión de alimentos, pueden modificarse otras circunstancias, como son la propia custodia de los menores, o el mismo régimen de visitas, puesto que las circunstancias de los padres y de los propios hijos, con el propio devenir de la vida cambian constantemente y no tiene sentido mantener una situación que en otrora era buena, si a día de hoy no satisface tanto a los niños como a los padres.

Medidas provisionales previas en Madrid, Alcalá y Torrejón de Ardoz

Medidas provisionales previas en Madrid, Alcalá y Torrejón de Ardoz

Medidas provisionales previas en Madrid, Alcalá y Torrejón de Ardoz

Medidas provisionales previas en Madrid, Alcalá y Torrejón de Ardoz

Para presentar una solicitud/demanda de medidas provisionales previas, en principio no hace falta ni abogado ni procurador según reza el art. 771.1 de la ley de enjuiciamiento civil, no obstante, para cualquier acción judicial posterior si que se requiere de estos profesionales y se ha de presentar en el juzgado donde radique su domicilio o residencia.

Se trata de un proceso que precede al divorcio (normalmente contencioso), la separación o la nulidad.

El hecho de que la ley no determine la obligatoriedad de abogado y procurador, radica en la situación de urgencia de la medida, es decir, que no hay tiempo que perder ya que los plazos de una demanda de divorcio contenciosa en Madrid o en Alcalá de Henares, o Torrejón de Ardoz, puede causar un perjuicio considerable al interesado/a o sus hijos.

En ese escrito de solicitud deben enumerarse concretamente qué medidas necesitamos que sean adoptadas por el juez, en aras a evitar un posible perjuicio inmediato a nuestros intereses.

Entre las medidas provisionales más solicitadas en los juzgados por los abogados especialistas en divorcios y en derecho de familia se encuentran:

  1. Atribuir la guarda y custodia de los niños menores
  2. Atribución del domicilio familiar, y reparto del ajuar familiar.
  3. Determinar un régimen de visitas para con los menores de edad
  4. Fijar una pensión de alimentos suficiente para atender a las necesidades de los menores
  5. Medidas cautelares para evitar la sustracción de menores fuera de España (retirada del pasaporte o prohibir que se expida…)

Lo normal, es que la solicitud de estas medidas vaya dirigida y firmada por un abogado especialista en divorcios, dado que hay que contar con conocimientos en derecho de familia para saber qué medidas son adecuadas y en qué extensión se pueden aplicar.

Es de resaltar que estas medidas tienen carácter provisional, y pueden cambiarse o modificarse una vez se presenta la demanda de divorcio contencioso, separación o nulidad; y del mismo modo, dejan de tener efecto cuando termina el procedimiento.

Es decir, puede solicitarse una pensión de alimentos de 500 €/mes para los menores, y el juez la puede conceder, pero esa pensión puede ser modificada en el proceso de divorcio, bien al alza o bien a la baja, dado que en ese procedimiento la parte demandada, podrá alegar lo que considere oportuno en aras a que la pensión que se determine sea acorde con su capacidad adquisitiva.

Lo que no puede hacerse, es modificar las medidas provisionales (772.2 L.E.C) a instancia de parte, solo el juez tiene esa facultad.

Del mismo modo, el hecho de que los procesos de familia tienen preferencia, no significa que las medidas se adopten “ipso facto”, de hecho si la solicitud no va firmada de abogado y procurador, deberá esperar un tiempo considerable a que pasen a ser definitivas, debido al colapso que existe en los juzgados de Madrid, Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz.

La recomendación que hacemos, es que si tiene pensado solicitar dichas medidas provisionales, al menos, vayan firmadas por abogado especialista en derecho de familia.

 

Divorio y testamento. Apartar al ex conyuge de la herencia de los hijos

Divorcio y testamento

Divorcio y testamento

Cuando fallece uno de los cónyuges que ya esta divorciado, pongamos en este caso el padre, y si tras su divorcio, no ha tenido ninguna pareja o relación, teniendo este con los hijos una muy buena relación, lo habitual es que esta persona quiera dejar en herencia todo lo que tiene a los hijos que ha tenido con su ex mujer.

Del mismo modo en nuestro ordenamiento jurídico, no existe obligación de que en su herencia, este hombre divorciado tenga que dejarla nada a su ex mujer, independientemente de como fuera su divorcio, contencioso de mutuo acuerdo o una nulidad matrimonial.

No ha de existir ningún problema si al tiempo del fallecimiento del padre divorciado sus hijos son mayores, solo tienen que repartirse la herencia y en nada interviene la madre de los hijos.

No obstante la cosa cambia y mucho, si los hijos fueran menores cuando fallece el padre. Aquí es donde pueden, y de hecho vienen los problemas, ya que tanto si no ha dejado testamento como si lo hace dejando a los hijos como herederos sin decir nada más, será la ex mujer del fallecido quien se hará cargo de administrar todo el patrimonio que hayan heredado sus hijos hasta que cumplan los 18 años.

Pongamos el ejemplo de que heredan un piso, los hijos serán dueños del mismo, pero será la ex mujer la que toma las decisiones, si se alquila, por cuanto dinero, durante cuánto tiempo, o si ella misma es la nueva inquilina.

Del mismo modo si es dinero lo que se deja, también decide ella sobre el mismo quien realizará lo que le venga en gana con la excusa de atender las necesidades de los hijos menores. Es la ex mujer y madre de los hijos menores, quien puede decidir vender la vivienda heredada con los hijos con la autorización el juez.

El que la ex mujer sea la quien maneje ahora el patrimonio heredado no tiene nada que ver con quien tenía la custodia de los hijos menores al tiempo del fallecimiento, es decir, puede que la custodia de los hijos la tuviera el padre fallecido, eso da igual, ahora, la custodia y la patria potestad, automáticamente pasan a la ex mujer y para quitársela han de darse situaciones muy muy complicadas. (drogas, alcoholismo, etc…)

En estos casos, de puede desencadenar una lucha tremenda entre los abuelos maternos de los menores que consideran que los nietos han de estar con ellos, antes que con su padre, ya que era su hija quien tenía la custodia.

No obstante, dejar a las madres (ex mujeres) y quienes normalmente tienen la custodia de los hijos menores de la herencia que reciben sus niños del padre es absolutamente legal (artículo 227 C.Civil).

Lo único que hay que hacer es, en el testamento, incluir un párrafo donde se nombre a un administrador (normalmente una persona de mucha confianza del fallecido, por ejemplo, el hermano o hermana aunque también pueden designarse como administradores a abogados o a amigos íntimos).

Cuando el padre fallezca, los hijos serán los herederos, pero si son menores de edad, la madre no actuará como administradora de los bienes que le dejen, sino que será está persona, el administrador, quien lo hará en su lugar; es decir, siguiendo con el ejemplo, si es el hermano el nombrado en el testamento como administrador, será el quien haga movimientos bancarios, quien firme contratos de arrendamiento de los inmuebles, quien cobre la renta, incluso puede vender las propiedades que tengan heredadas los hijos, del mismo modo que podrá oponerse a que la madre quiera realizar cualquier acto de administración. Cuando los sean mayores de edad, se les entregará la parte de herencia que le corresponda a cada uno para que sean ellos mismos quien la administren.

Del mismo modo en el testamento pueden darse instrucciones de como ha de realizarse la administración de dichos bienes, como por ejemplo que no se vendan los bienes hasta que los niños alcancen la mayoría de edad.