Divorio y testamento. Apartar al ex conyuge de la herencia de los hijos

Divorcio y testamento

Divorcio y testamento

Cuando fallece uno de los cónyuges que ya esta divorciado, pongamos en este caso el padre, y si tras su divorcio, no ha tenido ninguna pareja o relación, teniendo este con los hijos una muy buena relación, lo habitual es que esta persona quiera dejar en herencia todo lo que tiene a los hijos que ha tenido con su ex mujer.

Del mismo modo en nuestro ordenamiento jurídico, no existe obligación de que en su herencia, este hombre divorciado tenga que dejarla nada a su ex mujer, independientemente de como fuera su divorcio, contencioso de mutuo acuerdo o una nulidad matrimonial.

No ha de existir ningún problema si al tiempo del fallecimiento del padre divorciado sus hijos son mayores, solo tienen que repartirse la herencia y en nada interviene la madre de los hijos.

No obstante la cosa cambia y mucho, si los hijos fueran menores cuando fallece el padre. Aquí es donde pueden, y de hecho vienen los problemas, ya que tanto si no ha dejado testamento como si lo hace dejando a los hijos como herederos sin decir nada más, será la ex mujer del fallecido quien se hará cargo de administrar todo el patrimonio que hayan heredado sus hijos hasta que cumplan los 18 años.

Pongamos el ejemplo de que heredan un piso, los hijos serán dueños del mismo, pero será la ex mujer la que toma las decisiones, si se alquila, por cuanto dinero, durante cuánto tiempo, o si ella misma es la nueva inquilina.

Del mismo modo si es dinero lo que se deja, también decide ella sobre el mismo quien realizará lo que le venga en gana con la excusa de atender las necesidades de los hijos menores. Es la ex mujer y madre de los hijos menores, quien puede decidir vender la vivienda heredada con los hijos con la autorización el juez.

El que la ex mujer sea la quien maneje ahora el patrimonio heredado no tiene nada que ver con quien tenía la custodia de los hijos menores al tiempo del fallecimiento, es decir, puede que la custodia de los hijos la tuviera el padre fallecido, eso da igual, ahora, la custodia y la patria potestad, automáticamente pasan a la ex mujer y para quitársela han de darse situaciones muy muy complicadas. (drogas, alcoholismo, etc…)

En estos casos, de puede desencadenar una lucha tremenda entre los abuelos maternos de los menores que consideran que los nietos han de estar con ellos, antes que con su padre, ya que era su hija quien tenía la custodia.

No obstante, dejar a las madres (ex mujeres) y quienes normalmente tienen la custodia de los hijos menores de la herencia que reciben sus niños del padre es absolutamente legal (artículo 227 C.Civil).

Lo único que hay que hacer es, en el testamento, incluir un párrafo donde se nombre a un administrador (normalmente una persona de mucha confianza del fallecido, por ejemplo, el hermano o hermana aunque también pueden designarse como administradores a abogados o a amigos íntimos).

Cuando el padre fallezca, los hijos serán los herederos, pero si son menores de edad, la madre no actuará como administradora de los bienes que le dejen, sino que será está persona, el administrador, quien lo hará en su lugar; es decir, siguiendo con el ejemplo, si es el hermano el nombrado en el testamento como administrador, será el quien haga movimientos bancarios, quien firme contratos de arrendamiento de los inmuebles, quien cobre la renta, incluso puede vender las propiedades que tengan heredadas los hijos, del mismo modo que podrá oponerse a que la madre quiera realizar cualquier acto de administración. Cuando los sean mayores de edad, se les entregará la parte de herencia que le corresponda a cada uno para que sean ellos mismos quien la administren.

Del mismo modo en el testamento pueden darse instrucciones de como ha de realizarse la administración de dichos bienes, como por ejemplo que no se vendan los bienes hasta que los niños alcancen la mayoría de edad.