El Convenio Regulador en el divorcio express

el convenio regulador en el divorcio express

El convenio regulador es el documento principal que tienen que tener firmado los cónyuges cuando quieren separarse o divorciarse de mutuo acuerdo. Este documento lo redacta un abogado y en él, se hacen una serie de pactos que afectan a materias económicas, menores, o vivienda habitual entre otra cosas.

Según la normativa española (Código Civil) el contenido del convenio regulador debe ser este:

1. A quién corresponde la patria potestad de los hijos nacidos en el matrimonio (normalmente es compartida) así como el régimen de comunicación y estancia con los menores del cónyuge que no viva con ellos de manera habitual.

2. En muchos convenios reguladores también se especifica el derecho de comunicación y visita de los abuelos, quienes, en muchos casos, sufren las consecuencias terribles de un divorcio con el olvido que una de las partes quiere imponer hacia ellos.

3. Quien va a seguir viviendo en la vivienda conyugal, es decir, el uso y disfrute (normalmente será para el cónyuge que se quede con la custodia de los hijos menores.

4. La pensión de alimentos y la contribución a las cargas del matrimonio, del mismo modo que habrá que dejar claro la manera en que esta pensión de alimentos se va a actualizar, normalmente con el IPC.

5. Si el matrimonio se encuentra en régimen de gananciales (que es el régimen normal en España salvo Cataluña y Baleares y aquellas otras parejas que modifiquen su régimen en un notario mediante las correspondientes capitulaciones matrimoniales), lo normal es realizar además de la disolución de los bienes, la liquidación de los mismos, es decir, el reparto. El no hacerlo en el momento del divorcio, por lo general es fuente de conflictos futuros.

6. La pensión compensatoria que se haya de satisfacer a uno de los cónyuges, por el desequilibrio económico que suponer el matrimonio para una de las partes.

El Convenio regulador en un divorcio express es un documento privado, que pactan las partes en presencia de su abogogado, no obstante, no quiere decir que este documento lo vaya a aprobar el Juez, ya que, en muchos casos, cuando hay hijos menores y el Fiscal de Menores informa negativamente sobre algún aspecto del mismo, el Juez obliga a las partes a modificar algunos pactos del convenio regulador porque puedan se perjudiciales o para los hijos o para uno de los cónyuges.

No obstante, si la pareja no se pone de acuerdo en el contenido del convenio regulador no le queda otra que iniciar un proceso de divorcio contencioso, donde los abogados de las partes propondrán al Juez lo que les interesa respecto a los puntos tratados anteriormente, y será el Juez, finalmente, el que decida en base a las pruebas aportadas, los testigos interrogados y, en definitiva el resultado del juicio.

Es posible que se proponga por las partes en cuanto a los hijos una custodia compartida, no obstante, eso dependerá muy mucho de la relación que tengan los padres, de la distancia que haya entre sus domicilios, de la relación que tengan con sus hijos, etc, no obstante será muy complicado que un Juez determine la custodia compartida para un hijo cuando haya episodios de malos tratos o violencia doméstica.

Del mismo modo, si hay una denuncia de malos tratos, el juzgado competente para conocer del posible divorcio no será un juzgado civil, sino el mismo juzgado penal que conozca de la denuncia de malos tratos.

Las pensión de alimentos debe ser suficiente para satisfacer las necesidades de los niños, no obstante, ha de estar en consonancia con las circunstancias laborales/económicas de los padres.

Del mismo modo, si uno de los cónyuges se siente realmente perjudicado por el divorcio, de tal manera que su forma de vida se vea mermada hasta tal punto que tenga dificultades para salir adelante, se puede pedir por su abogado, y establecer por un juez una pensión compensatoria a favor del cónyuge más necesitado. Esta pensión, esta fundamentalmente pensada para matrimonios que llevan muchos años viviendo juntos, donde la mujer se ha ocupado toda la vida de las tareas domésticas (criar a sus hijos, atender la casa, etc…) y el divorcio supone dejarla sin medios de vida. No obstante, esto no quiere decir que no se pueda solicitar, aunque para ello deberán darse una serie de circunstancias, como la edad y salud de quien la pide y quien debe otorgarla, posibilidad de encontrar un empleo, años del matrimonio, dedicación a los hijos, ingresos de ambos cónyuges, cualificación profesional de los cónyuges, etc…

Para realizar un divorcio de mutuo acuerdo es imprescindible la presencia de abogado y procurador, porque así lo determina la ley, no obstante, lo que no hace falta es pagar ninguna tasa (no así en el divorcio contencioso).