Régimen económico de gananciales en Alcalá de Henares | Abogado

En nuestro país, en la mayoría de los lugares las parejas cuando contraen matrimonio lo hacen bajo el régimen económico de gananciales, salvo que antes, ante notario, pacten otro régimen diferente. Pocas parejas acuden a un abogado en Alcalá de Henares especialista en familia para determinar qué es lo que más les conviene.

Si deciden pactar otro régimen, normalmente se decantan por la separación de bienes,  plasmada en una escritura pública llamada capitulaciones matrimoniales.

Tener un régimen ganancial en la familia supone que ambos cónyuges deben hacer frente a todas las necesidades que se presenten en el ámbito familiar, no obstante, puede que no todos los bienes sean gananciales, ya que las herencias que reciben cada uno de los cónyuges se consideran como bienes privativos, donde nada tiene que ver la otra parte, así como los bienes que tuviera cada uno de los cónyuges antes de celebrarse el matrimonio.

Lo malo de estar en este régimen es que se responde con todos los bienes ante cualquier deuda o demanda civil de cualquier cónyuge, y aquí no vale la excusa de “yo no sabía nada de lo que hacía mi marido/mujer”.

Es muy frecuente que las parejas no quieran este régimen económico cuando uno de ellos tiene un negocio, dado que las deudas del mismo pueden arrastrar todo el patrimonio, implicando al cónyuge que “nada tiene que ver” con esa actividad.

Desde un punto de vista fiscal, tampoco es conveniente estar bajo el régimen de gananciales puesto que se pagan más tributos cuantas más rentas hay y si dividimos los sueldos minoramos la renta.

Del mismo modo cuando se produce un divorcio y se reparte el patrimonio entre los cónyuges (es decir, se liquida la sociedad de gananciales), es muy común, que el reparto no se realice al 50% lo que supone para Hacienda, que hay un incremento de patrimonio y por lo tanto hay que tributar por ese exceso de adjudicación.

No obstante, una de las dudas que más se presenta al abogado en nuestro despacho de Alcalá de Henares es qué bienes son privativos y qué vienes son gananciales.

Bien, los bienes privativos son aquellos que tiene una persona antes de casarse, las donaciones, una herencia, o bienes que adquirió con dinero privativo (por ejemplo compró un piso con el dinero que le dejó en herencia su padre), una indemnización también es privativo, o los utensilios que sirven para desarrollar una actividad profesional (piénsese por ejemplo en un agricultor con un tractor que valga 150.000 €).

Los bienes gananciales son los sueldos de los cónyuges (no las indemnizaciones por despido, los planes de pensiones de la compañía), los rendimientos de un alquiler por ejemplo.

Una gran duda es cuando una persona compra una vivienda de soltero, se casa, y continúan pagándola ambos. Es muy fácil solucionar esta situación dando a cada uno la proporción a lo que ha aportado.